Entrevistando al operador de cámara Iñaki Gorraiz

1. Buenas Iñaki, antes de empezar me gustaría agradecerte tu disponibilidad para hacer la entrevista. Hablando de tus inicios… Qué significó para ti mudarte a Los Ángeles para cursar un máster en producción y otro en dirección de fotografía? Eran esas las modalidades que siempre quisiste desarrollar?

Decidí ir a Los Ángeles porque cuando estaba estudiando en Barcelona, la única opción interesante para estudiar dirección de fotografía era el ESCAC. Haciendo números, vi que con algo de esfuerzo más podría ir a estudiar a Los Ángeles con la posibilidad de tramitar un permiso de trabajo al terminar los créditos del título. Así que busqué un trabajo que me permitió ahorrar, perfeccioné mi inglés viviendo de au-pair un año en Nueva York e hice los trámites para mudarme a Los Ángeles.

En realidad mi interés era la dirección de fotografía, pero dado que algunos créditos eran compartidos, decidí sacarme también la titulación de producción dedicándole relativamente poco tiempo.

2. Nombrando la pregunta anterior, porqué no estudiar en España? Están mejor valorados los estudios en EEUU? Me gustaría también que especificases porque no te quedaste a trabajar en EEUU al acabar los estudios?

Empecé estudiando Imagen y Sonido en ITES y Sant Ignasi, pero no me ofrecían exactamente lo que estaba buscando en su momento. Y en ESCAC no tenía garantizado mi acceso, así que digamos que tomé el camino de menor resistencia, con el incentivo que representa vivir varios años en un país extranjero y, específicamente, en la meca del cine.

No creo que los estudios estén mejor o peor valorados en EEUU que en España. Sin ir más lejos, ESCAC es un gran ejemplo de una enseñanza de calidad. También es cierto que se me han abierto bastantes puertas gracias al diploma de UCLA. Aunque, sinceramente, algunas de las clases que tomé allí fueron bastante frustrantes e inútiles. 

Al acabar el máster, UCLA ofrecía la posibilidad de tramitar un permiso de trabajo de un año, no prorrogable, para poder entrar en el mundo laboral de allí. Al cabo de un tiempo, una empresa para la que trabajaba me ofreció tramitar con ellos la ‘green card’, que me hubiese permitido trabajar legalmente en el país exclusivamente para ellos durante cuatro años. Durante el trámite, sufrí un grave accidente de coche y surgieron ciertos asuntos personales en España al mismo tiempo, así que decidí dejarlo todo y regresar.

3. Con que te ves más cómodo trabajando, en el puesto de dirección de foto o como producción 

Desde siempre, mi objetivo ha sido estar detrás de la cámara como operador o director de fotografía. Dicho esto, se lo debo todo a la producción. Gracias a los años que le dediqué, he podido mantener mi pasión haciendo proyectos y aprendiendo como director de fotografía y, poco a poco, conseguir crear una bobina más o menos interesante. Actualmente me dedico exclusivamente a la dirección de fotografía. Me siento realmente afortunado de poder dedicarme a ello. No juego en las grandes ligas, los proyectos en los que trabajo suelen ser de presupuestos modestos, pero la felicidad y motivación que me aportan son impagables.

4. El nombre de Paloma Zapata, directora de La Fábrica Naranja qué te dice? Es ella una persona clave en tu carrera profesional?

Paloma fue la primera persona en España que me ofreció la oportunidad de ponerme tras la cámara. Es una de las personas a quienes debo agradecer el estar donde estoy hoy en día. Empecé colaborando con ella en videoclips realmente modestos, pero, poco a poco, fuimos trabajando en proyectos de mayor envergadura. Juntos hemos más de 50 videoclips para artistas nacionales e internacionales, algunos proyectos publicitarios y un documental en Senegal del que nos sentimos realmente orgullosos y que actualmente puede verse en Movistar +. Se titula ‘Casamance: la banda sonora de un viaje’.

Justo ahora acabamos de terminar el rodaje de nuestro segundo documental. Un documental sobre la vida de Peret, con quien hicimos uno de nuestros trabajos más memorables y que, de algún modo, supuso un punto de inflexión en mi carrera: el videoclip de ‘El muerto vivo’ El documental se titula ‘Peret: Yo soy la rumba’, y hemos alternado partes documentales con partes de ficción. Entre ellas, una escena de la Guerra Civil con la que contamos con vuestros técnicos.

 

5. Si tuvieses que definir los proyectos más importantes en los que has trabajado y que cosas has aprendido en cada uno de ellos, cuáles serían?

El primer proyecto que me viene en mente es, sin duda, el mencionado videoclip de Peret ‘El muerto vivo’. Fue la primera vez que contamos con un presupuesto holgado, y la primera vez que vi un trabajo mío emitido en televisión. Y sé de buena tinta que se utilizó como referencia en una producción publicitaria importante, lo que me llenó de orgullo en su momento. En ese videoclip aprendí a manejarme con un presupuesto relativamente elevado. De repente, me encontré por primera vez con la posibilidad de contar con grandes focos HMI, coreografías y varios decorados. Reconozco que pasé varias noches en vela antes de ese rodaje…

 

Pero más que por su importancia, prefiero escoger proyectos a los que les tengo especial cariño. Para mí el gran olvidado es el videoclip que rodamos en Senegal para Both ‘The longest of goodbyes’. Lo rodamos en tres días, con una Arri Amira, entre cuatro personas. 

Hace cinco años, Caléxico nos dio la oportunidad de rodar el videclip ‘Splitter’, gracias a las recomendaciones de Depedro, con quien colaboramos habitualmente. Esa fue la primera vez que tuve la oportunidad de utilizar la cámara Red Epic, tras venir de varios proyectos filmados con la Canon 5D. En ese rodaje cometí grandes errores porque no conocía bien la idiosincrasia de la cámara y, básicamente, me tiré a la piscina sin conocerla a fondo. 

Otro proyecto al que le tengo especial cariño es al videoclip de Izal ‘Copacabana’. La acogida fue muy buena y los comentarios sobre la fotografía del vídeo hacen que me sienta realmente orgulloso. En este proyecto investigué a fondo sobre el uso del hack de Magic Lantern en la Canon 5D MKIII. Es una pequeña maravilla que recomiendo a todo el mundo, especialmente a quien está empezando. En el rodaje alternamos el uso de esa cámara con la Epic Dragon.

Por supuesto, no debo olvidar el documental que he mencionado anteriormente. ‘Casamance: la banda sonora de un viaje’ es un proyecto muy personal para todos los que trabajamos en él. Sin apenas presupuesto, siete personas logramos viajar hasta Senegal para grabar a Jairo Zavala (Depedro) y a Ángel Carmona siguiendo los pasos del gran korista Lamine Konté durante tres semanas. Panasonic nos cedió dos cámaras GH3, y me aseguré de sacarles el mejor partido teniendo en cuenta la importancia visual del documental

Lo que más he aprendido en todos estos proyectos ha sido a improvisar y a ser frugal en mis necesidades técnicas. Creo que mi punto fuerte es saber adaptarme a la realidad económica de cada proyecto. Como ya he comentado, no juego en las grandes ligas, así que mi objetivo principal es trabajar con el equipo justo y necesario para lograr un resultado óptimo y sin que sufra la calidad. Estoy acostumbrado a trabajar como hombre orquesta. Aunque, si el presupuesto lo permite, siempre cuento con ayudantes y amigos que hacen la experiencia más llevadera. Pero bueno, creo que el aprendizaje no termina jamás. Simplemente, aplicas tu experiencia cada vez que te enfrentas a un nuevo reto. Puedes acometerlo de una forma totalmente empírica o a ciegas hasta que los engranajes encajen. Pero eso te da un punto más de experiencia hasta que se presente el siguiente desafío.

6. ¿Después de todos estos años en el sector audiovisual, qué debe de tener un chico que acaba de salir de la carrera para poder triunfar?

Creo que ha de haber una combinación de talento, suerte y contactos. Siendo realistas, los contactos son realmente importantes en este (y cualquier) trabajo. Pero también lo son la suerte (estando en el sitio adecuado en el momento adecuado) y el talento. Algunos suplimos el talento con perseverancia y trabajo. Otros tienen el talento innato y logran hacer cosas maravillosas y sorprendentes sin haber pasado por ninguna escuela. Y me parece fantástico y envidiable. 

Mi proceso se ha basado en ofrecer mis servicios a todo quien los quisiera, sin importar la remuneración. Como becario, como ayudante o, si sonaba la flauta, como director de fotografía. Me interesaba más aprender, crear contactos, forjar amistades y acabar formando parte de un proyecto. Igual que hoy en día. Me llena y me motiva más un proyecto interesante, diferente o relevante que un cheque al portador. Pero bueno, hay que comer. Y afortunadamente puedo vivir de ello y, a la vez, colaborar en proyectos de forma altruista.

7. Ahora mismo has participado en multitud de proyectos, para publicidad, cortometrajes, películas, documentales… Donde te ves en 10 años trabajando?

Lamentablemente, parece que la ficción es la espinita que tengo clavada. Aunque he colaborado en varios cortometrajes, por diferentes motivos aún no he tenido la oportunidad de ponerme detrás de la cámara en un  largo de ficción. Pero parece que eso puede cambiar en el próximo año. Veremos…

Dentro de diez años me gustaría haber encontrado la fórmula para vivir de los documentales. Es un formato que me fascina, pero es complicado ganarse la vida con ello.

8. Los drones hoy en día han tomado un papel muy importante en los rodajes, has tenido la opción de rodar con alguno? Tienen algo negativo que desde tu punto de vista se podría mejorar?

Sí, he podido contar con drones en varios de mis proyectos. La ventaja es que, por un precio razonable, podemos grabar escenas que apenas hace siete años eran impensables. Casi siempre que utilizo drones dejo casi todo en manos de los operadores. Les presento mis ideas y me dejo asesorar sobre lo que es factible y lo que no. Sé que es un proceso complejo en el que realmente debo soltar las riendas y pasárselas a los técnicos. Su experiencia y la seguridad que aportan vale más que cualquier cosa que yo pueda aportar.

Desconozco qué elementos se pueden mejorar, más allá de la autonomía y la seguridad. Cada vez que he trabajado con drones he acabado satisfecho del resultado. Tal vez el tema del ruido pueda solventarse en un futuro, con nuevas tecnologías.

9. Nos ha llamado mucho la atención el trabajo con la Agencia: DoubleYou para la marca Evax Liberty “Cosas que haríamos desaparecer”. La vida en color pastel…Delicado trabajo fotográfico, que transforma sencillas situaciones de la vida diaria en coloridas imágenes. ¿Qué nos podrias explicar de este proyecto?

Fue un rodaje muy interesante para mí. Tuve que adaptarme al look existente de una serie de anuncios en la que no había participado con anterioridad. Normalmente escojo el look final junto al director o directora, y no deja de ser una decisión nuestra. Pero aquí tuvimos que analizar el look creado para los anuncios anteriores y recrearlo para mantener la continuidad de la campaña.

 

10. El mundo audiovisual, siempre en constante evolución, está explorando nuevas técnicas que hasta ahora eran terreno de la ciencia ficción. Hablamos de la relidad virtual y mixta. Consideras que llegará a formar parte de un conocimiento fundamental para trabajar en el mundo audiovisual? Has participado en algun rodaje con esta tecnología?

No me atrevo a decir si será fundamental o no, pero si sé que su llegada es inevitable. Aunque no he trabajado en ningún rodaje de este tipo, sí he tenido la oportunidad de asistir a un workshop presencial y la verdad es que el potencial es inmenso. Así como el la moda del 3D me resultó bastante indiferente, la idea de crear una atmósfera en realidad virtual me atrae muchísimo. Aún hay bastantes temas técnicos que desconozco, pero estoy abierto a la idea de aprender más sobre el tema.